octubre 31, 2012

Nikki-Ñau neko maid

Esta noche soy una chiquitita que vive en un mundo de animé.
Una neko-maid : jovencita semi humana con características de gatita que es criada para continuar la labor de su casta de sirvientes. 

Todos los demás niños y niñas saldrían a divertirse, pedir dulces en las casas, jugar con la magia permitida o hacer travesuras bajo el riesgo que implicaban las artes de la hechicería roja. Adolescentes y jóvenes tendrían bailes y fiestas con disfraces que les ayudaban a encarar de mejor manera las vergüenzas propias de sus edades al entrar en contacto con el sexo opuesto. Hasta adultos y ancianos participarían en ceremonias de agradecimiento a los espíritus, a sus muertos y a antiguas deidades protectoras de la armonía universal.

(La maldad pura estaba vedada gracias a las restricciones de los creadores del programa)


Pero yo,  Nikki-Ñau estaba castigada, por lo tanto debería de quedarme en mi uniforme cumpliendo funciones de portera de la mansión, para atender a las demandas de golosinas que los vecinillos exigían cada año. Todo un aburrimiento fuera de la humillación de soportar las burlas por el collar que llevaba al cuello, el que me ataba con una cadenilla cuya longitud me dejaba moverme solamente entre la puerta y la mesa de los caramelos con el taburete, mi platito de leche … y la caja de arena. Si, la bacinica para felinos. Había evitado que me ordenaran el uso de pañales con una de mis suplicas más conmovedoras en tono de maullido. Por suerte mi traje era lo suficientemente largo para que no se viera mi ropa interior, o algo peor, cuando tuviera necesidad de usarla, y deseaba con todas mis ganas poder ocultarme de quienes me harían blanco seguro de bromas por un buen tiempo. Las primeras horas, mientras aún no se teñía de negro, el cielo fueron agradables, las visitas se iban felices con sus abundantes recompensas y no reparaban demasiado en las condiciones en que me encontraba. Nadie apareció por 45 minutos y empecé a creer que descansaría hasta que llegaran los patrones; cómodamente arrullada en la alfombra lengüetee hasta la última gota de mi leche. Entonces llegaron los bandidos mapaches con sus trucos y su algarabía risueña. Ellos eran los culpables de la sanción que estaba sufriendo, por haber provocado mis iras … y … ¡venían a jactarse en mi propia cara!. La sangre me hirvió.  

Abrí con cara de pocos amigos, apenas dispuesta a dirigirles la palabra lo imperiosamente necesario. No esperaba que en vez se sus estridentes voces me recibiera una lluvia de bombas de agua. Quedé momentáneamente paralizada, cosa que aprovecharon para atacarme por segunda vez. Me dejaron empapada y mientras sus carcajadas atraían la atención de cualquiera que hubiese por los alrededores, ellos inmortalizaban el momento utilizando ilusionismo para proyectar el chapuzón a modo de nube flotante sobre nuestro techo. Para mi fue una declaración de guerra, sentía como me sonrojaba hasta la raíz de mis orejitas, que estilaban tanto como mi traje.

- ¡Gata mojada! ¡Gata pillada! ¡Gata encerrada! – repetían revolcándose de risa al verme atajada por la correa que impedía que me arrojase a arañarlos. Y se gloriaban de estar a salvo de mis garras.

Estoicamente fingí que no me importaba en absoluto el incidente, ante sus incrédulos antifaces vacié completamente los receptáculos de pasteles y confites en bolsas destinadas a ellos.

- Bien jugado, chicos. Se merecen premio – dije audiblemente, para luego murmurarles – Nada más recuerden que el que ríe al final, ríe mejor…

El que blandía la varita de magia roja, responsable de la nube, retrocedió tan rápido que se le escurrió de los dedos, y yo la agarré con mi agilidad de minina. Arrancaron en estampida, el miedo era patente en sus erizadas colas rayadas, y yo muy satisfecha de mi nueva adquisición entré a la seguridad de mi hogar. Adentró me rendí a las tristes evidencias del desastre. Ya no había ni una migaja con que obsequiar a nadie, ni siquiera para alimentarme.

Consideré que las posibilidades de salir bien librada del asunto se reducían debido a mis malos antecedentes de conducta. Era obvio que ninguna mucama, y mucho menos una neko maid nacida de una dinastía de servidumbre obediente, hubiese perdido la compostura ni las raciones de toda una noche en tan sólo un ratito de ofuscamiento. Suspiré desalentada.

- Al menos tengo su juguete de trofeo – me quise consolar sacudiéndolo como si con eso les atizara una paliza a los mocosos mapachoides.

Y ahí me vino la GRAN idea.

(continuará … muahahahahahaaaaaaaaaaa)

rams de M
cuxita

octubre 29, 2012

actualización de estado

Debía 10 horas de zurra que se redujeron a 7 horas y media
Después aumentaron en 33 minutos
Ahora hay un "computo pendiente" de AMBOS para ajustar cuentas respecto a lo de la dieta
Los regaños no son necesarios cuando una se sabe las caras reales a traves del espacio virtual

No diré que la vida es injusta pero si imprevisible: cuanto más mérito decido hacer para llegar hasta el ansiado trato preferencial de niña buena... tanto más me hago yo misma la zancadilla para caer de bruces con las pompas expuestas a su colorada suerte

Y no es que sea una terrible maaaaaaaaaaaaala suerte, nomas que no es la suerte para la que me había querido preparar. Yo quería portarme bien, yo quería cumplirme a mi misma, yo ... todavía no me acostumbro a ser yo misma de nuevo

El recuento de plas plas plas pa esta cola disque de acero es lo de menos, lo agradable es saber que hay gente que me quiere tanto que me ayuda, porque confía más en mi que yo, y aun cree que puedo mejorar
La esperanza no se pierde, mientars tanto empeño las pompis en lograr algun buen resultado

                                (no me acuerdo de donde me robe la imagen, sorry)


rams de M

spankee y esclavita

octubre 27, 2012

Curriculum (un cuento spanko mio de hace años)


“ Curriculum “ 
Cuando fui a la postulación para el trabajo me presenté muy formalita, profesional y entendida en todo lo que el caballero me decía. Jamás había oficiado realmente de Relacionadora Pública, pero si había logrado una amplia gama de contactos por Internet y solía jactarme con mis amistades de que La Celestina y el Google tenían aciertos menos rápidos que yo ... Cierto es que mi curriculum estaba alterado con esas referencias falsas, pero mi capacidad no estaba en duda. Yo sabía que saldría adelante en cualquier empresa que me diera la oportunidad de empezar a foguearme en un área. Lo malo es que siempre exigían 2 años de experiencia y un "cartón" institucionalizando los conocimientos que se suponía yo tenía. El caso es que tras la tercera entrevista, esa del test de las manchitas, me devolvieron con el Gerente de Personal para la firma del contrato. Llegué adelantada, y la secretaria me hizo esperarle en la oficina, frente a su computadora.
Estaba aburrida, pasados los 5 minutos iniciales mi vista recorrió distraídamente el mobiliario y los títulos de los libros en las gavetas. Me asombró notar que había varios tomos encuadernados en cuero rojizo en los que se leía "de Sade", "O story", " Goods girls don't " . Mi curiosidad fue en aumento al percatarme que desde la impresora se balanceaba - agitada por el ventilador - una hoja cuyo asunto empezaba con y continuaba con Re:¡¡una respuesta mía al tema candente de la semana en el yahoo group!!. El reflejo del nick en la pantalla no me quedaba claro desde la posición en que estaba, pero tan sólo el dato de que mi posible jefatura tuviese gustos spank me llenó de un animo festivo y travieso.
Llegó puntual a la hora de la cita, fue cortés, yo también. Acordamos los términos en que recibiría mi salario, el horario, las condiciones y beneficios del cargo... yo ardía en deseos por comentarle mi descubrimiento ... aunque estaba nerviosa.
- ... Entonces se integraría el lunes a las 9, en la 2B. Ahora dejemos el tema laboral , desde el miércoles trabajaremos juntos en un importante proyecto con la sección más conservadora de la empresa, y mi intensión es que ambos nos sintamos cómodos desde un principio. Hábleme de usted, señorita Vicky, de sus gustos, por ejemplo
Me estremecí, por poco y suelto a boca de jarro "me gusta que me nalgueen", pero me contuve y lentamente - aparentando una calma que ya no sentía - fui dejando que las palabras llegaran con suavidad hasta ese espinudo momento
- ... Y disfruto del buen cine, el con temas introspectivos como "La secretaria" - ni se inmutó - Últimamente he estado leyendo sobre psicología emocional; soy escritora aficionada; soy artesana en mi tiempo libre, y soy spankee - largué mirándole con mis verdes pupilas tratando de captar enteramente su reacción. Contrario a lo que yo pensaba el tenor de la charla no varió en absoluto. Si acaso, se puso a mi modo de ver más cálido el entorno, y se me hizo más fácil tratar familiarmente al sujeto durante las jornadas siguientes.
Fuera de allí, a veces nos reuníamos amistosamente a compartir recuerdos de su vida de spanker o fantasías de la mía de spankee. Ocasionalmente chanceaba con un guiño de ojos, cuando mi inexperiencia le ocasionaba algún disgusto. Mas , en general, yo simulaba muy bien mi rol de relacionadora ... mientras fuera en el ambiente controlado por la web...
El tercer sábado del mes era la Junta Ordinaria de Accionistas, me atemorizaba tener que cumplir funciones con gente real, en persona haciendo relaciones públicas entre las altas esferas económicas nacionales e internacionales. Además la fecha coincidía con la Fiesta de Piscina del Círculo Spank Metropolitano. Con voz cucarra llamé a la recepcionista inventándome una fiebre con tos convulsiva que me dejara libre para estrenar mi traje de baño, que había comprado hacía unos meses para la ocasión.
Indagando indiscretamente, al broncearme, sobre si las chiquillas conocían la mano de mi jefe, la novedad del siglo se esparció como reguero de pólvora. Al poco rato el cotorreo sobre técnicas para inventarse un exitoso papeleo que convenciera a ejecutivos había llegado hasta el grupo de varones de mayor edad del recinto. Mis amigas más cercanas recomendaron que nos escabulléramos hacia lo profundo del agua burbujeante, para preservar un resto de privacidad ... pero ya era tarde ...
Después supe que él se había presentado ante los anfitriones para excusar su inasistencia a la cena con toga nocturna, y que el chisme le había llegado directamente gracias a una bocazas que – sumando y restando – resolvió el detalle de nuestras identidades y acusó mi presencia allí con un dedo.
¡En ese momento le vi! Me dieron ganas de sumergirme, pero sus sonoros pasos en el asfalto humedecido pusieron tal tensión ambiental que me paralicé ahí mismito, acurrucada con mis sonrientes compañeras. Se adivinaba claramente cual sería el resultado de el encuentro aquel, el estómago se me ponía de revésa la par que era izada por sus fuertes brazos.
- ¡¡¡¿¿¿CON QUE AFIEBRADA ehhh ???!!! Y yo el bruto pensando en redactar “su” informe esta noche en vez de participar con mis camaradas spankers
Era un tipo muy responsable, ya que yo había faltado a la reunión de trabajo, él se había comprometido a realizar mi parte... El enfadado gerente palideció cuando le confirmé – toda avergonzada – que mi curriculum era una farsa
- ¡En mis narices! – acertó a decir.
La concurrencia presenciaba la escena con interés creciente. Yo quería que la tierra me tragara, me disculpé burdamente y fui a vestirme. Luego, pretendiendo correr de los vestidores al estacionamiento me topé con él y su auto, obstaculizando mi salida.
- Victoria, no puedes escapar así de los acontecimientos. Sabes perfectamente que es lo que corresponde ... En cuanto a la compañía, permanecerás seis meses a prueba en tu puesto aprendiendo de profesionales VERDADEROS, bajo mi atenta tutoría. El domingo confeccionaremos un impecable informe, en tu casa ¿entendido?. Ahora vuelve adentro mientras ubico un sector propicio... ¡y pórtate bien! –añadió dulcificando la expresión de su rostro.
No supe bien cómo actuar, me escabullí hacia un patio interior con un amplio ventanal de balcón, más distante posible de la fiesta en la misma casa. Jamás imaginé ser descubierta in fraganti de ese modo. No me desagradaba del todo la idea de ser castigada ahí dónde tantos oídos podían deleitarse con el improvisado festín de quejas que, seguramente, prodigarían mis labios. Sin embargo, como todavía no medía a mi jefe en este delicado rubro del azote, la inquietud me embargaba. Mis atolondrados sentidos decidieron jugar la carta de la conquista. Encontré en mi bolso un portaligas rosado, me lo puse creyendo que si lograba lucir mi colita provocativamente mis nalguitas tendrían mayor alivio para lo que enfrentarían pronto. Completé el conjunto con una medias oscuras y unos tacos altos, que tomé prestados de un ropero repleto de trajes de ocasión, disfraces, y accesorios de látex-cuero. Hincada, con los codos apoyados en el respaldo de una silla giratoria, aguardé semidesnuda que mi pulso se estabilizara al frescor de la tarde.
De pronto unos focos que yo no había percibido, circundando el cielo, iluminaron la escena. La ceremonia sería transmitida, no sólo mis palabras quedarían para público festejo, se inmortalizaría mi rostro y mi culito en la pantalla gigante. El hombre llevaba una regla de madera en su diestra, me dedicó una mirada pletórica de ternura antes de rasgar prenda íntima; patética fortaleza en la que cimentaba mi defensa final.
- No más engaños, ... ni fantaseos, Vicky ... ¡vamos a “arreglar tu curriculum”!
En efecto, esa particular situación logró que mi “curriculum” adquiriera tal fama, que, desde entonces, me hago un segundo sueldo con ayuda de periódicas azotainas que autorizo videograbar.
Martes 9 de noviembre del año 2004



rams de M : 3er año de spankee y esclavita

personaje de infancia

(un recuerdo del pasado que hoy esta deambulando por mi mente)

“El niño Papé”
Se balanceaba sobre su cola, rodillas flectadas y brazos abrazándolas, como única compañía tolerable. Solamente decía la palabra “PAPÉ”, repetitiva e incansablemente. No importaba si fuera él o ella en el piso con mirada ausente; ambos conocíamos la historia y la jugábamos según reglas no escritas. Papé era genérico a mi entender, y no recuerdo haber preguntado detalles al asustadizo rubiecito impecablemente peinado. Quizás sentia cierta envidia de su fácil desprendimiento del personaje, después de terminar. A mi Papé se me confundía con Kevin el de Reader’s Digest. Aparecía ante mi esa plancha rompetesta, que descalabraba a su hermana dejando restos de materia cerebral esparcidos por la cocina. Era una curiosa sensación de asco y miedo, deliciosamente batida con chocolate adictivo y placer inconfesable. A fin de cuentas Papé lo debo haber inventado yo, aplacándo un mounstro dentro mediante un loquito inofensivo fuera.
En chileno de esa época “dar un pape” era pegar, 3 dedos en la frente o un empujón que llegaba de improviso a la nuca.
Pero el niño Papé nunca fue objeto de golpes, jamás le pusimos un dedo encima. Era víctima incapaz de expresar qué lo había traumado, nuestra labor consistía en calmarlo hasta el punto en que era posible un cambio de roles.
El pasado de Papé no era tan enmarañado como pretendíamos, sin embargo cumplía el objetivo de hacernos dudar y por tanto involucrarnos. El pobrecillo Papé iba con papá y mamá en la citroneta, ocurría un accidente de barranco o de explosión…. . Sobrevivía él y uno de sus progenitores, mientras que el otro y su hermano/a morían. La raíz del asunto era descubrir cual de nosotros era el “hijo verdadero” y cual papá o mamá correspondía realmente.
Ahora sospecho que así nos explicabamos cómo era que la Luna y el Sol estaban al mismo tiempo juntos con nosotros en medio… Compartiendo el diario BIG-BANG de nuestro universo familiar.

octubre 20, 2012

mi perra se comio mi paleta de cuero!!!!

PERRA DE MIERRR....!!!
alcanzé a escuchar en mi mente y le di un paletazo en su cola, salió con un sólo aullido volando de la cama donde estaba masticando la paleta de cuero más hermosa que me fue regalada por mi Amo, y que contiene tantos recuerdos...
No pude echarle ni tan sólo un gritito a la canina culpable, porque estaba al telefono con mi madre asi que tuve que aparentar normalidad; imposible explicar mi exasperacion con la mascota sin confesar que tenia la paleta escondida en el sillon del living, aguardando una posibilidad de uso para mañana

Lo malo de actuar sin pensar, es que se toman malas decisiones. No debi pegarle a la Juanita, al menos no con rabia ni tan fuerte. Al poco rato senti culpa, y confese mediante mensaje de texto al celular de M
Él es defensor empedernido de sus conductas traviesas, normalmente me dice que si ella se porta mal es porque aprendió eso de mi. Y se me atraganta el guerguero, tragando saliva, de adivinar su mirada severa de haber estado presente en la situación.

Ya me reconcilié con la peluda, la tome en upa, le hice cariñitos en su posterior y la acomode en lo más blandito de mi cama. Claro, una solidaridad empatica con su dolor y su susto.

Y la que tiene miedito ahora soy yo. Una anticipación, un nerviosismo del tipo "te mereces una buena" que oigo de mi propio espiritu disciplinador. ¿¿¿ Cómo se me fue la mano contra una indefensa criaturita ???

No se que hacer, necesito un castigo ...
¿qué creen ustedes que debía de sucederme ...?

rams de M

autoanalisis

a veces las cosas pasan sin que logremos ver el modo en que se tejio la telaaraña que las hace posibles...

Enfermedad, miedo, precaucion, culpa y despues pilleria, ganas, entusiasmo con rebeldia insolente incluso

Me he desaparecido bastante de las pistas habituales de spankolandia, sin embargo, recientemente, de modo indeciso y contradictorio ando generando travesurillas de esas que brotan casi espontaneamente por la punta de los dedos hacia el teclado. Estimulada probablemente por la maraton de videos que he visto en spankingtube, en el blog que recomende en mi ultimo post y por una inagotable adicción a relatos del mundillo. Tal vez debería parar cuando siento la irritacion de mis "partes", pero la dificultad constante para tener privacia me hace extremadamente dificil apretar un botoncito de selfcontrol (bastante huidizo por cierto). Aparte sólo tengo hasta mañana en la noche de libertad y creatividad desatadas, orgiasticas.

Por la mente se me pasean los deseos de ageplay, roles escolares, recuerdos de zurras públicas y de íntimas sesiones en que la obediencia ha brillado por su ausencia: sin duda las más ricas sensaciones se dan en el paso del " no nono keye yoo " (sacandoles la lengua) al momento agitado de pedir disculpas (o piedad) mientras la mano justiciera se estrella en mi trasero encendido y nervioso por lo que se le viene encima.

Llevo una docena de años participando en este tema de modo virtual. Ayer tuve la grata sorpresa de saber que "rams" es un nick recordado a pesar de tanto tiempo, tanto errores cometidos, tantos enrredos y desencuentros virtuales que se han vuelto irreparables convirtiendo una plácida comunidad original en puñados de microexpresiones de baja profundidad, los superficiales contactos en el cibermundo actual.

El reloj consume los días y las noches de todos, algunos tenemos un salvavidas escondido fuera de la realidad que nos da ocasión de hacer de 60 segundos todo un año de fantaseos, aún los incumplibles.

Quizas este regreso tenga fuerza suficiente como para alcanzar a hinchar mis energías creativas hasta el punto de obviar las confusiones de dentro y fuera de mi sesera, para comunicarme tal cual lo sienta

rams de M

octubre 19, 2012

burlita estilo spankee escolar

un buen modo de ganarse una zurra spanka bien plantada como alumna de algun spanker haciendo de profesor (o de compañero de curso) al que le ponemos un letrero de pateame en la espalda.

esto si que es diversion de las tipicas de travesura y consecuencia